logotype
image1 image2 image3

El taller de pintura no necesita ser un espacio en silencio. Simultáneamente al trabajo que realices (no compartido con nadie) entre las personas se oyen conversaciones de todo tipo. Allí se habla de todo menos de los trabajos de cada uno, o de los trabajos de los demás. Y no se habla porque no solo no es necesario, sino que de forma más o menos implícita, el grupo entiende que el trabajo de cada uno es un libro cerrado para los demás. Tus obras no serán juzgadas, interpretadas, interrogadas o exhibidas nunca.

Para venir solo necesitas una bata para pintar. El resto de materiales los encontrarás en el taller.

Si quieres conocer el taller o resolver cualquier tipo de duda en relación al funcionamiento, por favor, ponte en contacto conmigo sin ningún compromiso.

 

*Fotografía cedida por Diraya Expresión, Bilbao.